...

Comunidad
de Líderes
Empresariales

Somos la red de mentores con la mayor trayectoria a nivel global

Columna de Opinión de Eduardo Steffens: 
EDUARDO-STEFFENS-OPINION-web

Inversión Externa en mi compañía: Oportunidades, Obligaciones y Alternativas

En el apasionante viaje del emprendimiento, levantar capital puede parecer el sello de legitimidad y el impulso necesario para escalar a nuevas alturas. Sin embargo, aceptar dinero de inversores ángeles o fondos de venture capital, especialmente aquellos que no forman parte de tu círculo cercano no solo trae capital, sino también un conjunto de obligaciones y potenciales complicaciones.

-Nuevas Exigencias

Cuando aceptas inversión externa, estás asumiendo una serie de responsabilidades implícitas que pueden reconfigurar tanto la operativa como la estrategia de tu negocio. Debes estar preparado para una transparencia rigurosa y cumplimiento de metas que quizás no estaban en tu radar cuando solo invertías tiempo y recursos propios. La presión por resultados a corto plazo puede desviar el enfoque de lo que una vez fue un plan de negocio orientado a largo plazo. A continuación, algunos casos con problemáticas conveniente de evitar:

En una empresa que tempranamente acepta inversiones demasiado cuantiosas para acelerar su crecimiento, se expone a generar una dilución significativa en la participación de sus fundadores y a perder la orientación del proyecto. Con cada ronda de financiamiento junto con la dilución accionaria y se pierden derechos políticos para decidir sobre la empresa, especialmente en decisiones estratégicas. Si bien es posible elaborar un plan de levantamiento de capital a una velocidad que compatibilice la madurez del proyecto con la salida gradual de los fundadores, cualquier contratiempo (que seguro existirán) hace peligrar el éxito de la empresa.

Otro caso es el de una empresa que capta la atención de un gran fondo de inversión, hasta acá todo bien. Sin embargo, el nuevo inversor, con un enfoque meticuloso en la rendición de cuentas, introduce requerimientos de reporte extensos y frecuentes revisiones de progreso. Este incremento en la carga administrativa absorbe gran parte del tiempo y energía del equipo directivo, que antes se dedicaba a la investigación y desarrollo del producto. El resultado será una desaceleración en la innovación y en el ritmo de crecimiento, afectando negativamente la evolución natural del negocio.

Finalmente, el caso de una joven empresa que, tras recibir inversión externa se ve motivada (y un poco forzada) a escalar operaciones más rápidamente de lo que estaba preparada. Esto redunda en problema como perdida de personas claves ante la presión inmanejable que reciben, el aumento de costos operativos ocasionados por continuas fallas y pérdida de clientes por incumplimiento de compromisos adquiridos.

-Alternativas de Financiamiento

Frente a estos desafíos, es vital considerar alternativas. Una de las más robustas es el Bootstrapping, o autofinanciación, donde reinviertes las utilidades generadas para crecer de manera orgánica. Esta aproximación fomenta una disciplina financiera, minimiza la dependencia externa y mantiene la autonomía completa en la toma de decisiones. Aunque el crecimiento puede ser más lento, es a menudo más sostenible.

Empresas como GoPro o Mercado Libre son ejemplos que, mediante bootstrapping, lograron desarrollar compañías exitosas. Comenzaron con inversiones modesta de sus fundadores y cercanos, y se enfocaron en crecer paso a paso, reinvirtiendo ganancias y ajustándose cuidadosamente al feedback del mercado.

-Reflexiones Finales

Antes de buscar capital externo, evalúa profundamente si la velocidad que este te ofrece está alineada con la capacidad de tu empresa para manejar las nuevas expectativas y responsabilidades, y también con tus expectativas personales respecto a la carga de trabajo que asumirás. Considera si una ruta más controlada y gradual podría no solo disminuir riesgos, sino también permitirte mantener el control de tu visión original.

Emprender es decidir constantemente entre diferentes caminos, y cada uno tiene sus propias recompensas y riesgos. Lo importante es elegir conscientemente, entendiendo todas las implicancias de tus decisiones, y buscando consejo de otras personas con experiencia en desarrollo y financiamiento de nuevas empresas.